jueves, 13 de agosto de 2015

OTITIS EN VERANO


Un día te levantas tan tranquilo y de pronto ves a tu perro rascándose efusivamente las orejas, frotándolas contra el suelo o  con la cabeza ladeada… ¿te suena? 
Y es que la otitis es una de las afecciones más comunes que se dan en nuestros peludos amigos, siendo más frecuentes en verano. 

Bien es cierto que, generalmente, los perros con orejas largas y péndulas o mal ventiladas son los que suelen padecerlas con mayor frecuencia ya que éstas no “respiran” bien haciendo que se conviertan en un caldo de cultivo idóneo para infecciones. 


Pero¿por qué en verano es cuando más casos de otitis se dan en los perros? 

En verano solemos bañar más a nuestro perro, o llevarle a lugares donde puede darse baños para refrescarse. El calor y el exceso de humedad en los oídos convierten a éstos en un lugar perfecto para que se genere una infección. Además, el campo está lleno de espigas secas que pueden introducirse con facilidad en el oído interno. 

La inflamación e irritación primaria producidos por estos agentes predisponen a la proliferación y colonización de diferentes tipos de bacterias y hongos, que alcanzan el oído del perro, y provocan su infección y agravamiento del cuadro. De ahí que siempre debamos acudir al veterinario ya que, aunque nuestro perro sufra con frecuencia otitis, en función de la naturaleza del patógeno, el tratamiento puede variar. 

Las otitis pueden ser muy dolorosas, por lo que debemos actuar desde el primer síntoma, ya que de no hacerlo puede llegar a tener terribles consecuencias como la perforación del tímpano. 

Por eso, antes de tener que curar… Mejor prevenir: 

- Cada semana límpiale las orejas con un producto específico, sobre todo, poco después de un baño. De esta manera, aparte de mantenerlas limpias, tendrás un control sobre el estado de las mismas. 

- Si estás en el campo, vigila que no haya espigas enganchadas en las orejas.  Éstas, por su forma de pluma, pueden moverse a través del pelo del animal llegando a introducirse en el oído, y convirtiéndose así en una vía de infección. 

- Siempre que se bañe vuelve a aplicar el limpiador auricular, estos productos ayudan a secar el agua que haya podido entrar en el oído y evitará el desarrollo de infecciones asociadas a la humedad.