viernes, 17 de abril de 2015

SEIS MITOS ENGAÑOSOS SOBRE LA SALUD DE LAS MASCOTAS


Del mismo modo que ese viejo juego del teléfono, la desinformación encuentra la manera de extenderse y recircular. El cuidado de las mascotas no es inmune a este juego. Para ayudar a arrojar algo de luz, enumeramos algunas de las ideas equivocadas más populares sobre la salud de las mascotas y las verdades subyacentes.

Mito 1: No es necesario desparasitar más que una vez al año
Los veterinarios entienden la desparasitación como parte de la medicina preventiva. Algunos parásitos, como las "lombrices intestinales" pueden infestar las mascotas en cualquier momento del año, por lo que sólo la prevención continua es eficaz. Para tratar de ayudar a mantener alejados de vuestras mascotas a pulgas, garrapatas, gusanos del corazón y parásitos intestinales, necesitaréis administrar un antiparasitario de amplio espectro; muchos de estos productos se administran o aplican una vez al mes. Vuestro veterinario os ayudará a elegir los productos más convenientes para vuestras mascotas.

Mito 2: La castración cambia el carácter de los perros
La castración no cambia el caracter de los perros, pero si evita situaciones incomodas como el comportamiento de monta, el marcado con orina, la agresividad ligada a hormonas sexuales. Sin embargo, el carácter propio del animal y de la raza no se verán alterados. La esterilización por otro lado reduce significativamente el riesgo de cáncer de mama, y evita el cáncer de útero, de ovarios, de testículos y la hiperplasia benigna de próstata.

Mito 3: El marcado con orina es la manera que tienen los gatos de delimitar su territorio
A pesar de que los gatos pueden utilizar la orina como una forma de marcar su territorio, una micción frecuente fuera de su cajón puede indicar un problema grave de salud, como una infección del tracto urinario, cálculos en la vejiga urinaria o incluso diabetes o fallo renal. En ocasiones, una micción inapropiada puede evidenciar que vuestro gato sufre de ansiedad. En caso de que éste orine fuera de su cajón una o dos veces, merece la pena consultar al veterinario si esto puede ser preocupante. Pero, si está teniendo frecuentes “accidentes”, numerosas visitas al cajón, aúlla o maúlla mientras orina, parece incapaz de orinar o tiene sangre en la orina, ESTO ES UNA URGENCIA Llevadlo al veterinario de inmediato!

Mito 4: No pasa nada por no cepillarles los dientes

La falta de un cepillado de dientes regular puede promover enfermedades de encías y un descenso generalizado y significativo de la calidad de vida. Si se comienza a una edad temprana, muchas mascotas disfrutan con el cepillado de dientes! Incluso muchos gatos y perros mayores pueden coger el gusto si se introduce poco a poco y se hace de forma divertida. Visitad a vuestro veterinario para que os dé indicaciones y consejos sobre cómo hacerlo. No se debe de usar pasta de dientes para humanos, ya que el fluoruro puede generar problemas de salud en perros y gatos.

Mito 5: Un picor de oídos es sinónimo de ácaros de los oídos
Cuando los oídos de vuestros perros empiecen a picar, no deis por hecho que se trata de ácaros de los oídos y no intentéis tratar el picor sin buscar consejo veterinario. El picor puede ser debido a una infección bacteriana o de levaduras que necesita una medicación apropiada. Las otitis suelen ser la punta del iceberg de otras enfermedades como las alergias y si no se tratan adecuadamente puede generar problemas graves. Acude a tu veterinario o al dermatólogo veterinario.

Mito 6: La única manera de mostrar afecto a las mascotas es a través del alimento

Las miradas anhelantes a la comida o a sus comederos vacíos llegan al fondo del corazón. No obstante, suplementar la alimentación con "premios" no debe ser una cuestión de afecto, ya que puede ser un riesgo para la salud. Una mala alimentación puede conducir a obesidad y a su vez predisponer o generar trastornos en la piel, complicaciones ortopédicas, artritis y problemas de corazón e hígado. Las recomendaciones de cantidad de alimento indicadas en los sacos de pienso son orientativas y en cada caso deben ajustarse al animal y a su tipo de vida. Consultad con el veterinario el alimento más adecuado y la ración que debe recibir y pesadle una vez al mesl. Y recordad un rato de juego activo es la mejor manera de mostrar vuestro cariño hacia vuestro amigo de cuatro patas.

Entrada adaptada de http://www.vetstreet.com/our-pet-experts/6-pet-health-myths-you-may-have-fallen-for