viernes, 21 de marzo de 2014

Dermatología Veterinaria en el gato: Complejo Granuloma Eosinofílico (CGE)

Con el nombre Complejo Granuloma Eosinofílico (CGE) se designan un grupo de lesiones inflamatorias crónicas localizadas en labios, mucosa oral y piel de los gatos y que suelen estar inducidas por enfermedades que producen prurito (picor):
  • Ulcera indolente felina, también llamada úlcera eosinofílica: se localiza en el labio superior uni o bilateralmente. Se caracteriza por ulceración bien definida de bordes elevados, no suele ser pruriginosa o dolorosa para el gato pero si es muy agresiva y preocupante. ¡
  • Placa eosinofílica: localización principalmente en la piel abdominal, también en extremidades, cara y cavidad oral. Lesión caracterizada por placas elevadas, alopécicas, brillantes y exudativas muy pruríginosas, con áreas blanquecinas.
  • Granuloma eosinofílico, granuloma linear o granuloma colagenolítico: lesiones lineares o nodulares localizadas en extremidades, barbilla, oreja, puente de la nariz, cavidad oral. Lesiones alopécicas, elevadas, amarillentas a rosáceas, bien circunscritas.
¡Importante! Complejo Granuloma Eosinofílico no es un diagnóstico, es un patrón lesional específico del gato, es decir, es una forma característica de reacción de la piel del gato frente a un proceso inflamatorio-pruriginoso crónico.

Las lesiones del CGE pueden confundirse con otros procesos, como heridas, granulomas bacterianos o fúngicos y neoplasia. Lo primero es diagnosticar estas lesiones como pertenecientes al CGE y para ello el veterinario se basa en los datos clínicos y en pruebas como la citología e incluso puede ser necesario realizar una biopsia. Una vez confirmada la existencia de una lesión del CGE, lo siguiente es diagnosticar la enfermedad que la produce que suele ser de origen parasitario o alérgico.

El veterinario se asegurará de la ausencia de parásitos externos y para ello realizará algunas pruebas, a veces es complicado localizar estos parásitos y lo habitual es realizar un tratamiento frente a ellos y si no se obtiene respuesta se iniciará el protocolo de diagnóstico de enfermedades alérgicas.

 La dermatología es compleja, debido a que muchas enfermedades pueden presentar las mismas características clínicas y lesionales y lo más importante  es no tratar no tener el diagnóstico. Es por ello que recurrir a un especialista en dermatología es el camino más rápido, efectivo y seguro para poder resolver la enfermedad de la piel de nuestros animales.  El especialista dermatólogo es una prolongación del veterinario de cabecera y el trabajo conjunto complementa y mejora la atención medica que reciben nuestros animales.