martes, 27 de mayo de 2014

Intolerancia al gluten y algo más

Hoy es el día nacional del celiaco. 

Los celiacos son personas intolerantes al gluten, con un componente genético importante. El gluten lo contienen algunos cereales como el trigo, el centeno y la cebada, así que las personas celiacas no pueden ingerir estos ingredientes que se encuentran en numerosos alimentos. 

Cada vez se diagnostican más personas con esta patología, incluso en edad avanzada. Algo importante en cualquier “alergia alimentaria” es que incluso mínimas cantidades de la sustancia son capaces de provocar reacción en el individuo afectado. Por ejemplo, si cocinamos pasta normal, removemos con una cuchara y posteriormente introducimos esa misma cuchara en otra olla donde se cueza pasta sin gluten, se produce contaminación y la persona celiaca puede sufrir las consecuencias. Parece mentira que una cantidad tan mínima pueda provocar esa reacción, pero es así y por ello todas las personas que rodean al celiaco deben estar muy concienciadas de dicha patología y cuidarle evitando cualquier posible contaminación. Ej: en la mesa no cortar el pan o pasarlo por encima de los platos, no mojar pan en las salsas en platos comunitarios, no untar mantequilla directamente desde la pastilla original etc. En los restaurantes se debe avisar al cocinero y asegurarse de que no se va a producir ningún tipo de contaminación, el celiaco puede comer patatas, pero si se fríen en aceite donde también se fríen croquetas enfermará.

Tal vez sea un poco incómodo, pero una vez habituado es una enfermedad muy aceptable, ya que lo único que requiere es una dieta de evicción de dicho ingrediente. Pero es necesario que la familia, los amigos y la sociedad colaboren para la salud de dichas personas. 


De lo comentado sobre esta enfermedad se puede hacer una traducción al mundo animal cuando luchamos frente a una alergia alimentaria. Cuando investigamos una alergia y administramos una dieta hipoalergénica a nuestro  perro o gato, cualquier otro alimento en la cantidad más mínima puede interferir con la prueba y provocar los signos clínicos que queremos evitar. Si tu animal se somete a una dieta de eliminación, esta debe ser estricta y no se le pueden dar chuches, ni ningún otro alimento. Es frecuente en la consulta que el propietario nos diga: <> Recordad la cuchara que remueve los espaguetis normales y que puede enfermar al celiaco. Las alergias son problemas serios y hay que seguir rigurosamente las indicaciones del veterinario y las recomendaciones del dermatólogo veterinario.
En relación al gluten, se ha descrito una enteropatía sensible al gluten en Setter Irlandés, también con un componente genético importante.  Pero no se ha demostrado en otros individuos y aunque parece que está de moda, no es necesario dar a nuestros animales piensos libres de gluten.

Quiero agradecer desde estas líneas a todos los familiares y amigos de celiacos, la sensibilidad que tienen con este problema y el mimo y cuidado que prestan cuando comen con el celiaco. A mi me emociona ya que lo vivo en primera persona. 

Y por supuesto, agradecer a todos los propietarios de mascotas con alergias los cuidados que prodigan a sus animales, ya que no es fácil convivir con la alergia. 


martes, 20 de mayo de 2014

Dermatología Veterinaria: Alergia alimentaria y piensos de hidrolizados proteicos

En las dietas de eliminación a base de hidrolizados proteicos, la proteína se degrada en péptidos y aminoácidos por enzimas proteolíticas. Esta estrategia se lleva empleando durante mucho tiempo y de forma eficaz en niños con alergia a la leche de vaca y ya desde hace unos años se ha trasladado al campo de las alergias alimentarias de perros y gatos.

La mayoría de los alergenos son proteínas y su peso molecular o “tamaño”  se mide en Daltons. Un KiloDalton (kDalton) es el equivalente a 1000 Daltons. Las proteínas están formadas por péptidos y los péptidos por aminoácidos. Los aminoácidos son la unidad mínima de la que están formadas las proteínas. El peso molecular medio de una proteína es de 53kDaltons, o 53.000 Daltons, mientras que el peso molecular de un aminoácido es de 110 Daltons.  Se ha demostrado que las proteínas o los péptidos con un peso molecular entre 14 y       40 kDaltons suelen ser los más alergénicos. 

Los alergenos al penetrar en el organismo activan células cargadas de sustancias inflamatorias que desencadenan la aparición del picor y todos los signos asociados a la alergia. Sin embargo, los péptidos por debajo de los 10kDa  no suelen tener capacidad de producir la activación de la reacción inflamatoria. Por debajo de estos 10kDa, cuanto más pequeño es el tamaño molecular, es decir, cuanto más hidrolizada esté la proteína, menor es su capacidad alergénica.

Aunque tradicionalmente, las dietas caseras de proteínas noveles han sido consideradas el gold standard de las dietas de eliminación, se ha demostrado que el valor diagnóstico de las dietas de hidrolizados proteicos es muy similar e incluso superior al de las dietas de eliminación caseras. Las dietas caseras no están bien equilibradas y pueden producir deficiencias nutricionales, vitamínicas o minerales, por lo que actualmente la mayoría de los dermatólogos recomendamos el empleo de dietas comerciales de hidrolizados proteicos para la confirmación o descarte de una alergia alimentaria.
Un tema controvertido es el empleo de dietas de hidrolizados de proteínas a las que es alérgico el animal. En un animal alérgico al pollo o la soja, ¿podemos emplear una dieta de hidrolizados proteicos cuya fuente proteica es el pollo o la soja?  Pues la mayoría de los estudios documentan  que la alimentación con pollo o soja hidrolizado mejora la condición en animales alérgicos a estos ingredientes y no desencadenan signos clínicos en los mismos. Con eficacia demostrada en más del 90% de los perros alérgicos a esos alimentos. 

Algo muy importante es tener detrás una marca de confianza que garantice durante el procesado una perfecta limpieza de toda la maquinaria para evitar la contaminación con posibles ingredientes alérgicos. Cada vez hay una mayor proliferación de piensos que se etiquetan como hipoalergénicos procedentes de casas comerciales sin valor prescriptivo, por lo que hay que extremar la prudencia en la interpretación de pruebas de eliminación realizadas con dichos alimentos.


Una dieta de eliminación es una prueba diagnóstica que debe ser supervisada e interpretada por el veterinario. 
Consulta siempre a tu veterinario y recuerda que los especialistas dermatólogos facilitamos la comprensión, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la piel.

viernes, 9 de mayo de 2014

Piensos hipoalergénicos - qué hay de verdad en lo que se anuncia

Hoy en día proliferan los piensos que se autodenominan hipoalergénicos con un gran afán comercial en todo ello, mucha “información” virtual y poca información científica y verídica sobre ello. 
Cierto que la alergia alimentaria existe y su incidencia va en aumento, aunque sea la menos frecuente de las tres principales alergias: a la picadura de pulgas, alimentaria y ambiental. 
Los signos clínicos de una alergia alimentaria pueden ser controlados con una dieta a la que no sea sensible el animal. Sin embargo, es muy difícil identificar cuales son los ingredientes desencadenantes y para confirmar o descartar el problema se debe hacer administrar una dieta que podamos confiar que no da alergia al animal, a la que llamaremos dieta de eliminación. 

Una dieta de eliminación es una dieta constituida por ingredientes a los que el animal supuestamente no es alérgico (dietas de proteínas noveles) o que no son capaces de inducir una respuesta alérgica (dietas a base de proteínas hidrolizadas). 

Proteínas noveles se consideran aquellas proteínas a las que el animal no ha estado expuesto, es decir que no ha ingerido en ningún momento de su vida.  
Proteínas hidrolizadas son proteínas que han sufrido un proceso de hidrólisis enzimática por el cual se fragmentan para conseguir fracciones proteicas tan pequeñas que son incapaces de inducir una respuesta alérgica. 

Las dietas de eliminación a base de proteína novel se basan en que si no hay exposición previa a un alergeno no puede haber sensibilidad al mismo. Tradicionalmente las dietas caseras a base de proteínas noveles han sido las empleadas para el diagnóstico de la alergia alimentaria, hasta la aparición de las dietas de hidrolizados proteicos. Sin embargo, el empleo de dietas comerciales de proteínas noveles para el diagnóstico de alergia alimentaria no es recomendable, ya que pueden inducir a importantes errores diagnósticos por los siguiente motivos:
1.- Durante el procesado de los alimentos comerciales húmedos o secos (lata o pienso) se producen cambios en la estructura terciaria de las proteínas, que pueden provocar la aparición de  nuevos elementos alergénicos no contemplados y provocar errores diagnósticos
2.-El etiquetado de muchos de estos piensos no se ajusta a la realidad, según demostró recientemente un estudio que comprobó la presencia de carne de vacuno y soja en piensos cuya etiqueta indicaba la exclusiva presencia de carne de venado como fuente proteica. 
3.- Hasta el momento, los alergenos alimentarios más frecuentes procedían de carne de vaca, trigo, huevos, maiz, soja, pollolácteos y sus derivados, en perros y en los gatos vacuno, lácteos, pescado y cordero. El empleo indiscriminado de alimentos con fuentes proteicas no habituales (venado, avestruz, salmón, pescado...) hace que los animales de constitución alérgica desarrollen alergia a estos ingredientes y dificulta la selección posterior de ingredientes para una dieta de eliminación. 
Tras lo anteriormente expuesto, el autor recomienda que si se decide optar por una dieta de eliminación a base de proteínas noveles se emplee siempre una dieta casera. Por otro lado una dieta casera no es una dieta bien equilibrada, por lo que nuestra recomendación es el empleo de dietas comerciales a base de hidrolizados proteícos. 
En una segunda parte hablaremos de los piensos de proteína hidrolizada para el diagnóstico de la alergia alimentaria.

Tu veterinario es el único que puede aconsejarte sobre la fiabilidad de las dietas a administrar a tu perro o gato. Antes de comprar un pienso supuestamente hipoalergénico consulta a tu veterinario.