martes, 24 de septiembre de 2013

El éxito del Congreso Europeo de Dermatología Veterinaria en Valencia

¡Ya estamos de vuelta del 26 Congreso Europeo de Dermatología Veterinaria!
Ha sido una semana intensa y provechosa llena de interesantes conferencias, de novedades, de amigos y de actos sociales. 

Valencia nos recibió con un tiempo maravilloso del que se enamoraron todos los colegas europeos, americanos y asiáticos, más de uno me dijo que elegiría Valencia como destino de sus vacaciones. 
El Congreso se inició el jueves 19, pero ya el 18 hubo un Pre-Congreso esponsorizado por Merial, Royal Canin y ICF en el hotel Las Arenas, en la Malvarrosa. 

Al Congreso asistieron casi 700 veterinarios procedentes de 49 países de todo el mundo. Un éxito de participación. Pero no era de extrañar ya que el programa científico fue inmejorable.

Hasta tres salas en paralelo nos encontramos en el Congreso:

En la sala de Formación continuada se tocaron los problemas más habituales en una consulta de dermatología (prurito, alopecia endocrina, demodicosis, dermatitis por Malassezia, tratamiento antibiótico, leishmaniosis) mostrando todos los avances en diagnóstico y tratamiento que cualquier clínico desea conocer. Esta sala disponía de traducción simultánea al español para favorecer que ningún veterinario español interesado en dermatología tuviera problemas de idiom apara asistir al mismo. Unos 130 veterinarios españoles asistieron a este Congreso.

En la sala científica:  las charlas y los ponentes eran inmejorables. Se habló sobre biología cutánea, los últimos avances en mecanismos de prurito  y enfermedades autoinmunes y su tratamiento tanto en medicina humana como veterinaria, Tratamiento tópico y empleo de laser en dermatología. Como innovación se presentaron dos sesiones de Journal club lideradas por los grandes Thierry Olivry y Lluis Ferrer además de la habitual sesión clinicopatológica. 
La tercera sala dedicada a las comunicaciones libres: hubo 37 presentaciones de trabajos originales además de 25 pósters.
Desde luego la calidad científica del Congreso era inmejorable y se comenta que en el momento actual el Congreso europeo es incluso mejor que el americano.

En la Exposición comercial participaron 21 empresas presentando sus últimas novedades en el campo de la dermatología. Para poder cumplir con la jornada científica, la comida se servía como coctail en el área de exposición, facilitando la interacción entre colegas y entre el clínico y los expositores. Hay que decir que como en España no se come en ningún sitio, aunque eso lo sabemos todos.

Pero además de estas jornadas maratonianas de ciencia el Congreso es también un lugar en el que encontrarse con grandes amigos de la dermatología que trabajamos en puntos muy distantes del planeta. La parte social favorece estas relaciones que se transforman en intercambio de experiencias, conocimientos y sobre todo acaban cuajando en grandes amistades. 
Como local organizer estuve plenamente involucrada en la agenda social que fue también muy apreciada por todos los congresistas y no paramos de recibir felicitaciones. 
Aunque pasé mis nervios hasta ver que la Wellcome reception con la actuación de la Muixeranga y la Dinner dance con la actuación de "los Vecinos Indeseables" fueron un éxito total. Después de tanta ciencia, hay que desahogarse y mover el cuerpo y nada mejor que bailar horas de buen rock acompañado de grandes colegas
Tanto la ubicación: el Hemisferic y Los Jardines de la Hacienda como la comida estuvieron a la altura de este gran y extraordinario congreso. 

El domingo cuando llegué a casa venía arrastrándome, pero con la satisfacción de haber asistido a uno de los mejores, si no el mejor, Congresos de Dermatología y con el orgullo de haber participado en su organización.