miércoles, 21 de agosto de 2013

Los perros alivian el estrés

Se acercan las vacaciones, tiempo ideal para desconectar y dejar atrás las preocupaciones por unos días. Es un momento perfecto para recordar que, durante el invierno, nuestros amigos de cuatro patas nos han ayudado mucho más de lo que creemos a hacer más llevadero el estrés del curso.

Y es que está más que demostrado que los perros alivian el estrés y la ansiedad. 

Desde hace un par de años, en algunas universidades tienen perros cerca de la biblioteca durante la época de exámenes, para que los estudiantes puedan desconectar un rato.

En la Universidad de Tufts, cerca de Boston, ofrecen cachorros a los estudiantes para que jueguen con ellos y lo acaricien, en la zona de la Biblioteca, durante las épocas de examen. También en Ohio han ampliado los servicios de desestrés a los estudiantes, incorporando perros.
En la Universidad McGill han optado por dos perros Collie, Brandy y Whiskey, durante unos días, dentro del período de exámenes.



Porque se ha demostrado que jugar y acariciar a los perros reduce la tensión y, por tanto, ayuda a los estudiantes a concentrarse mejor.

También en el ejército de EEUU, en la misión en Afganistán, un perro de raza Terrier Boston fue entrenado para aliviar el estrés que sufren los soldados destinados ahí.



Para los ancianos, acariciar un perro reduce la tristeza y la ansiedad. En residencias para la tercera edad, donde las personas viven con la sensación de pérdida de hogar, de cónyuge y de autonomía, tener un perro les devuelve el afecto y la sensación de responsabilidad, gracias a los cuidados que exige el animal. Además, les ofrecen compañía incondicional, aportando así sensación de seguridad y estabilidad emocional.

También en la oficina, los perros han demostrado tener una gran capacidad para, no sólo reducir el estrés, sino incluso aumentar el compañerismo. En Londres, algunas oficinas permiten llevar al animal a la oficina, siempre y cuando cumpla ciertos requisitos de higiene y no agresividad, por supuesto. Empresas como Google se autodeclara "empresa de perros" e incluye en su código de conducta la posibilidad de llevar al perro al trabajo.



En Japón, es la misma empresa la que aporta a los animales, para reducir el estrés de la plantilla.

Sin embargo, los expertos advierten también de que el perro, además de ayudar, también debe recibir atención y cuidados. Los perros que se utilizan para terapia sienten la responsabilidad que tienen y esto puede llegar a causarles estrés a ellos. Por eso, nos aconsejan estar atentos a los signos de estrés que pueda darnos el perro y responder con efectividad ante ellos.

Los síntomas de estrés en los animales puede ser un decaimento o, por el contrario, un estado excesivamente nervioso; en muchas ocasiones, un exceso de bostezos puede también ser muestra de estrés en el animal.

Así que, como siempre, sentido común ante todo. Cuidemos a nuestros amigos peludos como ellos lo hacen con nosotros, aunque a veces no nos demos cuenta.