lunes, 12 de agosto de 2013

Cormorán. Por Antonio Lorente

A la Isla fui a pescar,
Por pasear la lombriz,
Que es lo mas que conseguí,
Pensando que no había peces,
Yo deje a un lado mis "trece",
Y me puse a contemplar,
A un espécimen de ave,
Que no era la gaviota,
Y a mi convirtió en idiota,
El susodicho animal,
Posandose sobre el agua,
De manera fulgurante,
Se zambullía al instante,
Y sin verle me quedaba,
Al ratito por allí,
Se le veía emerger,
Casi siempre con un pez,
Que en un momento engullía,
Así una y otra vez,
Maldije mi suerte impía,
Pues nunca pude sacar,
Con todos mis artefactos,
Un humilde boquerón,
Y este bicho en su función,
Grandes peces conseguía,
Tendré que ver otro día,
La manera de tener,
Un amigo cormorán,
Que las piezas me levante,
Pero yo desde este instante,
He dejado de pescar,
Y pasear la lombriz.
Sueño con ser Cormorán.

Antonio Lorente