jueves, 6 de junio de 2013

Un caso de rabia y La importancia de la vacunación


La rabia está causada por un virus de la familia Rhabdoviridae y género Lyssavirus. El virus de la rabia que afecta a los mamíferos es del genotipo1 o virus clásico de la rabia, los otros tipos de lyssavirus son prácticamente anécdoticos. Existe una llamada rabia canina o doméstica y una rabia vulpina y salvaje. La infección tiene lugar por mordedura de un animal infectado. El periodo de incubación suele ser de 4-8 semanas, aunque puede llegar en casos excepcionales hasta los dos años. 
Para la prevención de la enfermedad, que está erradicada en España, se procede a la vacunación de los perros y gatos, que la realizan los veterinarios y es obligatoria en la mayoría de las Comunidades españolas. En algunas como la Comunidad de Madrid es obligatoria todos los años, en otras como la Comunidad de Castilla La Mancha es obligatoria cada 2 años y en algunas Comunidades como la Gallega no es obligatoria. 
Casos de rabia se registran en el continente Africano y también en el Europeo, sobre todo en los países del Este y es por ello que es muy importante el control de los movimientos de animales. Para ello siempre que se viaja con un animal de un país a otro debe cumplir el requisito de estar vacunado frente a esta enfermedad. 
El pasado sábado en la ciudad de Toledo se produjeron tres incidentes con mordeduras a niños por el mismo perro en diferentes momentos del día y puntos de la ciudad. Se ha confirmado que el perro padecía la rabia y los servicios de Salud pública ya han puesto en marcha los mecanismos de alerta para realizar un correcto seguimiento del caso y controlar cualquier posible riesgo. Los niños están fuera de peligro y se les ha aplicado suero antirrábico para control de la posible infección. 
El periodo de transmisión del virus es máximo de 20 días y comienza los 15 días previos a la aparición de signos clínicos en el animal. Es por ello que deben investigar de donde procedía el animal, ya que todos los perros vacunados que hayan estado en contacto con el mismo deben realizarse un control de anticuerpos para asegurar que están correctamente inmunizados. El perro había llegado a Toledo el 22 de mayo y es probable que hubiese contraído la rabia en un país del Norte de África. aunque todo queda pendiente de confirmación por los servicios veterinarios que están trabajando en ello para aislar este caso.
Es algo curioso que ocurra este caso en España, pero es algo que entraba dentro de las posibilidades y por ello hay un plan de alerta y contingencias para controlar el problema. Por ello debemos estar tranquilos porque los servicios oficiales veterinarios y el colectivo veterinario clínico están preparados para estas situaciones. 
Confiemos en nuestros veterinarios y sobre todo seguid vacunando a vuestros perros y gatos para evitar enfermedades que pueden ser prevenidas con una simple inyección.