jueves, 18 de octubre de 2012

Miel terapéutica

La miel es un líquido viscoso de sabor dulce y agradable que producen las abejas a partir del nectar de las flores. Su principal utilidad es como alimento, aporte energético y como endulzante, pero también tiene usos terapéuticos como el alivio de la tos.
La miel también se ha empleado como producto de tratamiento de las heridas en la anciana Grecia y Roma. Y es que la miel tiene propiedades antisépticas, es decir puede eliminar bacterias de heridas contaminadas. Esta capacidad antiséptica viene dada por 

  1. Sus propiedades higrsocópicas que son capaces de deshidratar a las bacterias 
  2. Su alto contenido en azucar que impide el crecimiento de los microbios
  3. su bajo pH
  4. Su contenido en la enzima glucose oxidasa que produce peróxido de hidrógeno letal para las bacterias.
Además la miel tiene tambien propiedades antiinflamatorias, aunque el mecanismo exacto de este poder no se ha descubierto todavía. Y también se ha visto que la miel favorece la cicatrización de las heridas.


Todo lo comentado anteriormente hace que la miel sea un producto utilizado eficazmente en el tratamiento de algunas heridas. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no se puede utilizar la miel habitual que consumimos para alimentación. Para el tratamiento de heridas se debe emplear miel médica  tratada adecuadamente para evitar que esté contaminada con diversos agentes como por ejemplo esporas de Clostridium botulinum que podrían traer graves consecuencias. 
La miel médica es esteriliada mediante radiación gamma que inactiva las esporas, pero no afecta a las propiedades biológicas y terapéuticas de la miel.

Cualquier herida complicada debe ser atendida y supervisada por un veterinario o un médico, según corresponda a un animal o a una persona. 
Aunque hemos descrito las propiedades terapéuticas como antiséptico, cicatrizante y antiinflamatorio de la miel, cualquier tratamiento debe ser supervisado por un profesional, ya que una herida infectada o mal curada puede tener graves consecuencias para el animal o la persona.