lunes, 29 de octubre de 2012

"Tiña" o Dermatofitosis

La dermatofitosis, vulgarmente llamada tiña, es una infección del pelo y la piel por elementos fúngicos. Los hongos responsables de esta infección se denominan dermatofitos y atacan el pelo y estructuras córneas como las uñas.

Hay diferentes tipos de dermatofitos y se clasifican en zoofilicos, geofílicos y antropofílicos. Los zoofílicos son los que habitan en la piel o pelo de los animales, antropofílicos en las personas y los geofílicos se encuentran en el medio ambiente. Entre perros y gatos el más común es el M. canis, este hongo está adaptado a estos animales y aunque produce lesiones alopécicas no suele provocar reacciones inflamatorias muy importantes. Sin embargo una infección por un M. gypseum, hongo geofílico producirá una reacción de la piel mucho más intensa y llamativa.
Los dermatofitos son contagiosos entre animales y personas y de ahí la importancia de diagnosticar cuanto antes la infección y tratarla, así como adoptar las medidas necesarias para evitar su contagio y diseminación. Es importante caracterizar el tipo de dermatofito, ya que de esa manera se puede localizar la fuente de la infección.

Los dermatofitos consumen queratina, que es la proteína de la que están formados los pelos y las uñas, de esta manera para sobrevivir se nutren del pelo destruyéndolo y al proliferar van extendiendo la lesión progresivamente. La lesión característica es la aparición de alopecia acompañada de inflamación o no según el grado de afección y el tipo de hongo. La lesión puede ser localizada, multifocal o generalizada. Hay dermatofitosis que pueden presentarse con cuadros costrosos y pustulares e incluso nodulares. No sólo la dermatofitosis produce pérdida de pelo, otros procesos más frecuentes como las infecciones bacterianas o la demodicosis pueden producir alopecia, así como muchas otras enfermedades. Nunca se puede diagnosticar una dermatofitosis por el aspecto clínico, hay que realizar las pruebas pertinentes, ya que un tratamiento antifúngico en ausencia de enfermedad es siempre peligroso.

Para diagnosticar la existencia de una dermatofitosis es imprescindible realizar un cultivo de dermatofitos, esta prueba es la clave para su diagnóstico y para identificar el tipo de dermatofito. En algunos casos la observación con lámpara de Wood y la tricografía puede darnos un diagnóstico precoz que necesitará confirmarse por cultivo.

Siempre que se diagnostique una dermatofitosis hay que tratar sistémicamente con antifúngicos y realizar un tratamiento tópico de las lesiones y del medio ambiente para evitar el contagio de los hongos. Si hay más animales en la casa se debe explorar a todos los animales y en caso de existir gatos de pelo largo realizar un cultivo de dermatofitos, incluso en ausencia de lesiones, ya que pueden actuar como portadores asintomáticos.

El tratamiento de la dermatofitosis suele ser largo y puede necesitar más de dos meses de tratamiento. Los fármacos empleados para su tratamiento tienen sus posibles efectos secundarios, es por ello que sólo se debe tratar un animal con antifúngicos cuando tengamos el diagnóstico certero de la enfermedad



jueves, 18 de octubre de 2012

Miel terapéutica

La miel es un líquido viscoso de sabor dulce y agradable que producen las abejas a partir del nectar de las flores. Su principal utilidad es como alimento, aporte energético y como endulzante, pero también tiene usos terapéuticos como el alivio de la tos.
La miel también se ha empleado como producto de tratamiento de las heridas en la anciana Grecia y Roma. Y es que la miel tiene propiedades antisépticas, es decir puede eliminar bacterias de heridas contaminadas. Esta capacidad antiséptica viene dada por 

  1. Sus propiedades higrsocópicas que son capaces de deshidratar a las bacterias 
  2. Su alto contenido en azucar que impide el crecimiento de los microbios
  3. su bajo pH
  4. Su contenido en la enzima glucose oxidasa que produce peróxido de hidrógeno letal para las bacterias.
Además la miel tiene tambien propiedades antiinflamatorias, aunque el mecanismo exacto de este poder no se ha descubierto todavía. Y también se ha visto que la miel favorece la cicatrización de las heridas.


Todo lo comentado anteriormente hace que la miel sea un producto utilizado eficazmente en el tratamiento de algunas heridas. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no se puede utilizar la miel habitual que consumimos para alimentación. Para el tratamiento de heridas se debe emplear miel médica  tratada adecuadamente para evitar que esté contaminada con diversos agentes como por ejemplo esporas de Clostridium botulinum que podrían traer graves consecuencias. 
La miel médica es esteriliada mediante radiación gamma que inactiva las esporas, pero no afecta a las propiedades biológicas y terapéuticas de la miel.

Cualquier herida complicada debe ser atendida y supervisada por un veterinario o un médico, según corresponda a un animal o a una persona. 
Aunque hemos descrito las propiedades terapéuticas como antiséptico, cicatrizante y antiinflamatorio de la miel, cualquier tratamiento debe ser supervisado por un profesional, ya que una herida infectada o mal curada puede tener graves consecuencias para el animal o la persona.


miércoles, 10 de octubre de 2012

"Pedicura" para perros y gatos


El cuidado de las uñas es imprescindible en nuestros animales, ellos no llevan zapatos, así que sus manos y pies deben estar en perfectas condiciones para poder tener una vida feliz y activa.

Qué debemos cuidar para ello:
• Que las uñas tengan una correcta longitud
• Que no se produzcan nudos en los espacios entre las almohadillas.
• El peso del animal – animales de patas cortas, manos y pies pequeños y mucho peso pueden tener muchos problemas en las patitas – bulldog ingleses – Bullterriers..
• Que las almohadillas estén hidratadas y suaves – si están secas pueden agrietarse y eso produce mucho dolor y tarda tiempo en resolverse.
• Que no se laman o muerdan las manos o pies o estos estén rojos – esto es signo de que una enfermedad dermatológica está presente

Es importante realizar una inspección regular de las uñas de nuestros amigos y realizar el corte de las mismas siempre que sea necesario.
Las uñas tiene una cubierta córnea y dura, pero en su interior en la parte más cercana al dedo tienen tejido blando con vasos y nervios, por ello si cortamos sobre esa zona puede sangrar y producir mucho dolor.

En perros de uñas blancas es más fácil visualizar el vaso y evitar lesionarlo, sin embargo en los de uñas oscuras es más fácil que se pueda producir sangrado. Al cortar las uñas hay que utilizar cortaúñas adaptados a tamaño del animal y ser muy cuidadosos. Lo mejor es que lo haga un profesional y si es necesario hacerlo en casa que nos enseñe como poder hacerlo.

En general la mayoría de los perros y los gatos no necesitan cuidados especiales de esta parte de su cuerpo, el desgaste de las uñas de forma natural en el paseo para los perros o el afilado de las mismas para los gatos es suficiente. Deebmos aprovechar siempre que podamos a dar largos paseos con nuestros amigos, esto ayuda al cuidado de sus uñas, al control de su peso y a su estado vital.