martes, 13 de octubre de 2009

DEMODICOSIS CANINA - SARNA DEMODECICA



DEMODICOSIS CANINA

La demodicosis canina es una dermatosis parasitaria frecuente y no contagiosa, producida por Demodex canis, ácaro de abdomen alargado y patas cortas. Este parásito forma parte de la fauna normal que habita la piel canina y su ciclo biológico se realiza de manera completa en la piel, viviendo en el interior de los folículos pilosos y en las glándulas sebáceas y alimentándose de restos celulares.
Los animales adquieren el parásito durante el amamantamiento los 2-3 primeros días de vida, por el contacto íntimo con la madre.
La demodicosis es un desorden multifactorial en el que concurren factores genéticos, inmunológicos, bacteriológicos y parasitológicos
Clinicamente la demodicosis es una enfermedad alopécica y en sus inicios no es pruriginosa, pero a medida que avanza el proceso y se produce destrucción de folículos pilosos y complicaciones bacterianas aparece prurito y desordenes queratoseborreicos.

Se diferencian dos presentaciones clínicas:

Demodicosis canina localizada, se define cuando existen menos de 5 lesiones alopécicas. Se considera como enfermedad leve y no se aconseja el tratamiento, ya que en el 90% de los casos evoluciona a la curación. En el 10% de los casos de demodicosis localizada la enfermedad se generaliza, en ese momento el tratamiento es imprescindible.

Demodicosis canina generalizada, se define cuando existen 5 ó más lesiones alopécicas circulares, lesiones en un área completa del cuerpo, pododermatitis, aparición de piodermas secundarios. Es una enfermedad grave y en ocasiones frustrante.

La lesión inicial de demodicosis es alopecia y eritema, por lo que la enfermedad se ha denominado vulgarmente sarna roja por el gran eritema que produce.
Otra lesión muy característica en el curso de la demodicosis es la aparición de un cuadro descamativo muy intenso, pudiendo llegar a formarse placas y costras descamativas. También es frecuente la complicación del proceso con infecciones bacterianas.

La localización de las lesiones puede iniciarse en la cara, región periocular y perioral. Las lesiones se extienden por el tronco y extremidades. Cuando manos y/o pies se afectan, pododemodicosis, la enfermedad puede llevar muchos meses de tratamiento para conseguir la resolución de las lesiones.
Cuando la enfermedad aparece en cachorros (media entre 3 y 18 meses de edad) se considera demodicosis juvenil y su aparición está relacionada con factores genéticos y con un sistema inmunológico todavía inmaduro.
Cuando la enfermedad aparece por primera vez en animales mayores de 4 años se denomina demodicosis adulta. En estos casos la enfermedad es secundaria a una enfermedad debilitante o estados de inmunosupresión: hiperadrenocorticismo, hipotiroidismo, cancer, corticoterapia, quimioterapia… En estos casos el pronóstico depende de la resolución de la enfermedad primaria.

PRONÓSTICO
El pronóstico es reservado.
Los casos de demodicosis localizada suelen resolver espontáneamente en el 90% de los casos, pero un 10% puede evolucionar a la forma generalizada, por lo que hay que ser cautos a la hora de dar un pronóstico. Los casos de demodicosis localizada con resolución espontánea tienen buen pronóstico y suelen asociarse exclusivamente a una bajada de defensas asociada a la condición de cachorro del animal y a estrés de manejo en esas edades (cambio de propietarios, transporte, cambio de alojamiento….)
La demodicosis generalizada es una enfermedad más grave. Hay animales que curan clínica y parasitológica en dos-tres meses y no vuelven a presentar episodios en toda su vida, hay animales que necesitan tratamiento más prolongados, describiéndose en la literatura tratamientos de hasta un año de duración. Hay animales que tras el tratamiento no vuelven a padecer la enfermedad y otros que sufren recaídas periódicas.
Sabiendo que es una enfermedad con gran componente genético e inmunológico hay que:
· Impedir que estos animales tengan descendencia para prevenir la trasmisión de los genes que predisponen al desarrollo de la enfermedad.
· Evitar cualquier situación que pueda provocar una bajada de las defensas de estos animales.
Para ello se debe recomendar:
La esterilización de estos animales por dos motivos, evitar su reproducción y evitar estrés fisiológico asociado al celo en las hembras.
Evitar situaciones de estrés y enfermedad en estos pacientes, así como
Informar que cualquier tratamiento inmunosupresor en estos pacientes como corticoterapia o quimioterapia pueden desencadenar la aparición de la enfermedad.

TRATAMIENTO

El periodo de tratamiento mínimo es de 2 meses y no se suspenderá el tratamiento antiparasitario hasta que 3 raspados consecutivos (cada 15 días) sean negativos.
Se suele apreciar una mejoría clínica importante en el transcurso del primer mes y la curación clínica (desaparición de las lesiones) precede a la curación parasicológica (ausencia del parásito en la piel).

El tratamiento incluye:
Tratamiento acaricida – para eliminar el parásito. El tratamiento se ajustará a la raza del animal
Tratamiento antibiótico en caso de infecciones bacterianas asociadas
Tratamiento tópico a base de champús que ayudan a acelerar la curación del proceso.
Es muy importante detectar la enfermedad cuanto antes y ponerse en manos de un veterinario experto en la materia. Si su perro presenta alopecia, mal olor, enrojecimiento, heridas que supuran, no dude en contactar con su Centro de Dermatología Veterinaria ADERVET.
C/ Mantuano, 19 Tel: 915190610 consulta@adervet.com http://www.adervet.com/